miércoles, 3 de noviembre de 2010

Con la moral por las nubes capítulo tres

Pues sí,parece increíble que esté con la tercera entregas de esta sección, sobre todo para mi, que tengo la autoestima sumergida. Aunque en esta ocasión,no lo considero del todo algo que me suba la moral(ahora podréis juzgar) Si os habéis perdido las anteriores entregas podéis leerlas pinchando aquí y aquí 

Vamos con la tercera entrega.

En el colegio en el que estoy trabajando este año me llevo todo el día dando paseos cargada con libros de un sitio a otro ya que, además de ser tutora, doy inglés a los más pequeños. El  pabellón de las  clases de infantil está separado del pabellón donde están las clases de primaria,así que cuando acabo en uno tengo que pasar por el patio para volver a mi clase,lo cual es un peligro cuando el final de una  clase  coincide con el recreo ( por eso de tener a más de 300 niños  corriendo como si no hubiese un mañana)

En una de estas estaba el otro día,esquivando niños para soltar mis cosas en mi clase cuando ya, divisando la meta, una mano me para. Cuando miro, era una maestra a la que le tocaba vigilar la zona de la puerta en el recreo. Me querrá comentar algo pensé... pero la respuesta no tuvo nada que ver:

Uis, perdona Irene, que creía que eras una alumna que quería entrar al edificio y ya te iba a preguntar que dónde ibas...

Una cosa es que pueda aparentar menos edad de la que tengo, pero confundirme con una niña de 12 años... vale que me pongo pijamas de esa talla, pero a tanto no llego.

Así que no se qué pensar: ¿me lo tomo como un cumplido o me preocupo por parecer demasiado pequeña?

Besos

PD:  Ya sabéis que el sorteo sigue abierto

2 comentarios:

Miss Potingues dijo...

Tómatelo como un cumplido, para preocuparse que sea un tema más serio.
Besos!

la chica de la máscara dijo...

woo pues tomatelo como un cumplido neni! Que te vean más joven esta bien jeje.
Te he dejado un premio en mi blog, hazlo si te apetece
un besooo