martes, 2 de noviembre de 2010

Re-decorando mi vida

¡Hola blogueras! Antes que nada me gustaría daros las gracias por la acogida que le estáis dando a mi primer sorteo. Muchísimas gracias. Os recuerdo que podéis seguir participando hasta el 20 de noviembre. Pinchad aquí para ver la entrada completa. 

A lo que iba. Este mini puente me ha resultado muy productivo. He limpiado, he salido, he desconectado, he corregido exámenes, me he ido de comilona... eso si, no he dormido todo lo que hubiese deseado, pero bueno, no soy persona de dormir mucho. Ahora, eso sí, lo poco que duermo me gusta hacerlo bien, que sean horas aprovechadas. Y en eso para mi tiene mucho que ver, con las temperaturas que van llegando, el tema abrigo.

Yo hasta el año pasado tenía un nórdico muy calentito él, un poco soso, eso sí, pero calentito como el que más. Servidora es bastante friolera, tanto es así que ya a estas alturas mis manos y pies se transforman en carámbanos asesinos, y el sentir frío, aunque sea lo más mínimo, ya me desvela. 

Como he puesto antes, yo tenía un nórdico, en pasado. Porque sin preguntarme el invierno pasado mi nórdico soso pero calentito pasó a manos de mi hermano pequeño, dejándome a mi con un edredón fino como el papel de fumar que complementaba con dos mantas... pero ni por esas. El invierno pasado pasé mucho frío nocturno.

Así que ayer lunes, día de todos los santos, aprovechando que abría Ikea, me fui a hacerme con un buen nórdico, que estos suecos de frío fijo que entienden. Menos mal que una es madrugadora, porque llego a entrar un poco más tarde y no aparco. Tengo que decir que era la primera vez que iba a Ikea para comprar (las veces que he ido han sido para merendar perritos calientes a un euro y beber refrescos rellenables hasta reventar)

Ufff... qué pereza da ir a comprar al Ikea. No se si habéis ido alguna vez, pero estos suecos te obligan a hacer el recorrido completo por la tienda, aunque tu sólo vayas a por un simple nórdico, tienes que ver los salones, dormitorios, baños, oficinas... así que entre eso y la cantidad de gente casi me llevé toda la mañana paseando cual zombi en busca del nórdico perdido.

Por fin llego a la zona en cuestión, aunque parezca mentira. Primero miremos el relleno. Como ya he dicho soy bastante friolera, así que me decanto por un 4 estaciones, o lo que es lo mismo, un relleno más gordito y otro más finito que en momentos de extrema congelación se pueden juntar. Llega el momento del diseño. Miremos las fundas. 

Llevaba una vista desde casa de florecillas, muy mona, muy normal. Pero al ver a la elegida, cambié completamente de idea. No se si será el trabajar con niños, o que simplemente soy algo infantil en los gustos, pero me encanta darle un punto divertido y alegre a todo lo que me rodea, mucho más a mi ropa de cama. Así que os presento por fin a mi nuevo nórdico

Como véis, es un paisaje colorido con un precioso cielo azul celeste. Muy alegre para maquillar la mala leche causada por el momento despertador 



 La fauna de mi cuarto parece que está muy bien adaptada a este nuevo paisaje. 


Y vosotras, ¿también habéis vivido momentos de odisea en Ikea? ¿Tenéis un punto infantil como yo?

Besos

7 comentarios:

Diana dijo...

Si tienes un punto infantil yo dos, jajaja, porque a mi me gusta muchísimo. Creo que es bueno seguir conservando una parte de niños para siempre : )

My Little Pei dijo...

A mi me encanta ir a Ikea cojo muchas ideas decorativas para la casa,la funda nordica muy chula!!!
besitos

Becky dijo...

Yo no tengo Ikea cerca así que...nunca he pisado uno jaja
Mi colcha es de Hello Kitty tooodo rosita y la adoro (*__*)

marta dijo...

nenaaa!!!! me encanta tu nueva funda nordica ya me contaras como ta va las noxes fria de aqui jajajaja
Yo soy como tu nunca pierdo mi toque infantil
Besos guapaaa!!!!!!!

marta dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ħαррy єyєs dijo...

Yo me acabo de pillar un edredon de regalo en Venca^^

Loquemeimpacta dijo...

Me encanta el peluche de vaquita (: